El nivel del lago de Meirama subió 2,5 metros desde las Navidades

casa rural a coruña, cerceda, lago meirama, molino de cerceda
El lago de Meirama, que ocupa la antigua mina a cielo abierto de Limeisa, en Cerceda, crece a ojos vistas. Desde el 21 de diciembre pasado no ha parado de llover ni un solo día. Son 743,6 litros por metro cuadrado los que acumuló el pluviómetro instalado en el centro del lago entre aquella fecha y el 11 de febrero. En esos cincuenta y tres días, el nivel del lago ha crecido más de dos metros y medio. «Ahora que queríamos que no se llenase tan rápido, el agua salta por encima de las compuertas; está todo saturado», dice Álvaro Fernández, uno de los técnicos encargados de la reconversión de la mina. Buscan un llenado lento porque, a este ritmo, la lámina de agua podría llegar antes de tiempo a la cota en la que está previsto construir el desaguadero que comunicará el lago con la presa de Cecebre. No habrá problemas, porque las acequias y canalizaciones construidas en su día para mantener seco el fondo de la mina funcionan de nuevo al máximo y desvían el exceso de lluvia hacia las cuencas adyacentes.
La vegetación ha ido conquistando los bordes del lago, tapando terrazas y taludes de la antigua explotación minera. En pleno febrero parece ya un paisaje de los Pirineos: la forma ovalada del lago recuerda los lagos glaciares. La restauración de este espacio comprende una intensa replantación con especies autóctonas. Una masa compacta de abedules que desciende hasta la superficie acuática anuncia ya un hermoso bosque de ribera. La pista que ha quedado tras levantar la cinta transportadora que llevaba el lignito hasta la central térmica será un paseo con árboles de sombra a cada lado. Se han ido eliminando eucaliptos -excepto los que sujetan taludes- y plantando castaños, carballos y abedules. Esta enorme finca de mil hectáreas de superficie cuenta ya con 700 hectáreas de arbolado. «Queremos potenciar la biodiversidad -añade Álvaro Fernández-, que aquí es muy rica, y no solo la vegetal. El entorno del lago está lleno de conejos, liebres y perdices». Como queriendo confirmar la afirmación del técnico, un zorro pasa tranquilo por una de las pistas que bordean la ribera, a doscientos metros de los visitantes.
Octubre 2009
Febrero 2014
 
Fuente La Voz de Galicia – Juan Carlos Martínez 

Halloween?? No, Samhain o "A noite meiga"

Sin categoría

Samahain, es la festividad de origen celta más importante del periodo pagano que dominó Europa hasta su conversión al cristianismo. En la que la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta  y era considerada como el «Año Nuevo», que comenzaba con la estación oscura. Es tanto una fiesta de transición (el paso de un año a otro) como de apertura al otro mundo. Su etimología es gaélica y significa ‘fin del verano’.
Ha sido practicada desde hace más de tres mil años por los pueblos celtas que han poblado toda Europa.
Rafael López Loureiro, maestro de escuela de Cedeira (La Coruña) fue el responsable de redescubrir esta tradición y comprobar que existía por toda Galicia hasta hace menos de treinta años.
Además, también comprobó su pervivencia en el norte de Cáceres, alrededor de la zona en la que están situadas las aldeas de habla gallega, y en zonas de Zamora y de León cercanas a Galicia y donde la lengua y las tradiciones gallegas están muy arraigadas. 
Este estudioso analizó la relación de la costumbre de las calabazas con el culto a la muerte y a semejanza con las tradiciones hermanas de las islas británicas. Hasta llegó a detectar peculiaridades como la de Quiroga (Lugo), donde la calabaza tallada se seca y se conserva para usarla como máscara en el Entroido. Su trabajo sobre esta tradición, recogido en el libro “Caliveras de melón” (calaveras de melón) y en otra de posterior aparición, empezó a llamar la atención de los antropólogos. Lo que no tuvo en cuenta López Loureiro es la relación entre el Samain y Magosto.
Hoy en día se celebra con gran arraigo el Samhain o Samaín (adaptación al gallego de la palabra gaélica) en algunas de las ciudades y pueblos de Galicia, como La Coruña, Ferrol, Cedeira, etc.
En la villa de Ribadavía se celebra cada 31 de octubre la fiesta “a noite meiga” (la noche embrujada) en la que la ciudad “se llena” de fantasmas, brujas, vampiros… El castillo es lugar de un gran pasaje del terror, entre otras actividades.
(Fuente wikipedia)

RESERVA AHORA Y DISFRUTA DE UNA  AUTENTICA “NOITE MEIGA” EN UN ENTORNO PRIVILEGIADO